lunes, 6 de enero de 2014

F4U-5NL, Corsair argentino

La vida operativa de los Corsair en la Aviación Naval se hace realidad en agosto de 1956, con la creación de la Escuadrilla Aeronaval de Combate; pero la historia de este avión en la Armada Argentina, comienza un año antes,
cuando se tratan de adquirir aviones embarcados surplus de la US Navy. En un comienzo se pensó en adquirir el AD Skyraider, pero debido a que Francia estaba en guerra en Argelia, la USN priorizó la venta de esos aviones a la Aeronavale, con quienes tenían mayores intereses comerciales. Paralelamente a este pedido argentino, la USN hizo un ofrecimiento por dos modelos del conocido Corsair: el F4U-4 y el F4U-5 a un mayor precio.

Se decidió la compra de este ultimo modelo por tener mayores prestaciones y menos años de servicio. 

Se adquirieron inicialmente 12 aviones del modelo F4U-5, que estaban almacenados desde hacia algún tiempo y en pobres condiciones, los cuales serían recorridos (a todos se les colocaría un motor nuevo) y puestos a cero por una empresa privada (Aerocorporation) en Atlanta; empresa a la cual debieron ayudar bastante los mecánicos argentinos. Casi inmediatamente y de forma separada, se compraron otros 10 aviones más, del modelo F4U-5N/NL equipados con el radar AN/APS-19A (convirtiéndose en el primer avión de combate de Sudamérica equipado con radar), piloto automático y apagallamas en el motor (el cual se distinguía por los escapes cuadrados, a diferencia del F4U-5 en donde eran redondos). 


Adicionalmente, en mayo de 1957 se compraron ocho aviones más del modelo F4U-5NL para suplir las pérdidas iniciales (algunos aviones se perdieron debido a la poca experiencia inicial de sus pilotos). De esos ocho aviones, tres fueron dejados como fuente de repuestos. 


Los primeros en llegar al país fueron los F4U-5N/NL, que lo hicieron por vía marítima en julio de 1956 al puerto de La Plata y fueron llevados en camiones hasta la Base Aeronaval Punta Indio, en donde formaron la Escuadrilla de Combate Nocturno, la que fue puesta en operación apenas los aviones eran recorridos y repintados. En agosto de 1957 arribaron en vuelo ferry (algunos dicen el más largo de toda la historia argentina) desde los EE.UU. los 11 aviones restantes (uno se perdió en un accidente en EE.UU.) y se activo la Escuadrilla de Combate Diurno.




Colores y marcas 

Desde la década del ´30, se le asigna a cada avión una matrícula de cuatro dígitos, la cual es invariable y única a cada avión, seguida de una característica alfanumérica que identifica no solo al avión, sino también a la escuadra y escuadrilla a la que pertenece. Así, por ejemplo, un avión de la Escuadra N° 2 y de la 3ra Escuadrilla de Ataque se identificará como 2-A-3XX. Esta característica cambia según sean asignados los aviones a las distintas escuadrillas. 



Inicialmente, los aviones tenían reservadas una serie de matrículas que iban del 0374 al 0395 (0374 al 0383 para la Escuadrilla Nocturna y 0384 al 0394 para la Escuadrilla Diurna). Los últimos cinco aviones puestos en servicio tuvieron asignadas las matrículas 0395 y 0432 a 0435. Al estar asignados a la 3° Escuadra Aeronaval, durante los primeros años se los identificó como 3-C-1 a 3-C-22, pero luego de 1959 fecha en que la Flotilla de Combate pasa a denominarse 2da Escuadrilla de Ataque de la ahora 2° Escuadra Aeronaval en Punta Indio, los aviones llevaron las características 2-A-201/224 (nótese que el numero de aviones en servicio era de solo 24, de los 35 iniciales).


 Ya a partir de 1964, los aviones sobrevivientes se identificaran como 3-A-2XX, al ser transferidos nuevamente a la 3° Escuadra Aeronaval con asiento en la Base Comandante Espora. 


En todos los aviones, la característica completa iba pintada en ambos costados del fuselaje por detrás de la cabina, con el escudo circular de la Aviación Naval inmediatamente detrás, a la altura en donde comienza el estabilizador vertical. Asimismo, los últimos dos dígitos de la misma se pintaban detrás del timón de dirección, así como en las tapas delanteras del tren de aterrizaje principal.



 Sobre el capot se pintaron los numerales del avión debajo de la leyenda MARINA DE GUERRA (1956-1960), ARMADA NACIONAL (1960-principios de 1964), ARMADA (1964-1966). El USN BuAer estaba pintado debajo del estabilizador horizontal en ambos lados, y su tamaño no estaba estandarizado. Hasta el año 1960 era común pintar el nombre del piloto bajo la cabina de algunos aviones. En los modelos nocturnos, del lado izquierdo se pinto la insignia de la 2da Escuadrilla, conocida como la "Lora", que es una adaptación del emblema del escuadrón VF-144 Bitter Birds de la US Navy. 

A todos los aviones se les pintó un panel antireflejo en negro mate delante de la cabina y para los aviones en el esquema diurno también se agregó un área en Gris Medio para disimular el negro de los gases producidos en el escape. La tradicional ancla de los aviones navales estaba en la cuatro posiciones alares, aunque difería en tamaño y ubicación según cada avión. El color, al igual que el de los numerales, era blanco para los aviones nocturnos y negro para los diurnos. La insignia nacional estaba pintada sobre las partes móviles enteladas del estabilizador y timón de dirección, con el sol en color amarillo. Cuando el avión era volado por el Comandante de Unidad se le agregaba el banderín característico de chapa que consistía en un triángulo blanco con una franja horizontal celeste en su parte media (aunque inicialmente era circular con la franja celeste pintada en los bordes); mientras que si lo volaba el Comandante de División consistía del triángulo blanco, pero con la franja vertical. 


Vía: